El nombre siempre había estado ahí, solo era cuestión de elaborar el producto.

Ginebra seca, cítrica y con toques especiados. Guiño y homenaje al pueblo de Cehegín, testigo del nacimiento de DESTILERIAS LORENCIO, y fiel compañero desde hace más de 140 años.